Archivo de la categoría: sociedad

Lakritsi

Estaba yo el otro día leyendo el blog de un amigo llamado Linus Torvalds cuando de repente me topé con un tema que hacía tiempo que quería tocar: Las golosinas finlandesas!

No es que sea yo mucho de comer golosinas (aunque la semana pasada me atiborré de fresas y demás) pero durante mi estancia en finlandia hubo una que me impresionó sobre todo porque todos los finlandeses las adoraban y su nombre era Lakritsi (traducido al inglés como licorice y sin traducción a mi parecer para el español).

En esta fotografia podemos observar un Lemon Lakitsi formado por regaliz en el exterior y una crema con sabor a limón en el centro … estaba tan bueno que me compré una bolsa grande para mí  e incluso traje una bolsa para los compañeros de la universidad (Que Talía comió rauda y veloz)

Otra de las cosas que no llegué a probar pero que a todo el mundo que se lo traje gustó fueron los Salmiakki. Eran caramelillos también de regaliz, aunque el hecho de que fueran salados hacía que no me gustaran demasiado.

Eso es todo por hoy, espero que tengáis hambre!

Anuncios

iPhone: mission failed

Written in 11th July and posted today because I wasn’t in the mood …

Today was an special day, something that was to be rememberd as the day when most people were to achieve their dream, the new cutting-edge iPhone from Apple, but there was a problem that clouded the magnificent day, it’s name is Telefonica.

I woke up with the intention to acquire a new shiny iPhone, I grabbed my car and went to a near village to meet a friend of mine. Cujo77’s intention was slightly different from mine, he wanted to buy the white iPhone whereas I wanted the black one, but we had a common purpose anyway.

Both of us jumped into the car at 7am, more or less, and drove to Sabadell, where we were supposed to be the first in El Corte Inglés’s queue. There was absolutely no-one in the street, so we decided to go to a more crowded place and share our “freakism” with the rest of the apple fans, and the chosen place was Plaça Catalunya in the middle of Barcelona.

We reached our new queue, there were just a few people in there so we agreed to stay because it seemed that we were to get our phones and it was about 8 in the morning but … the truth was … well, you’ll see.  We queued till 10 o’clock, when the doors were supposed to open, chatting with the other apple fans and playing videogames, my friend even got to be interviewed for Catalunya Radio! We saw something like 15 people in front of us and about 200 behind, we were fortunate! As the doors opened, everyone cheered and people who weren’t in the queue before, met their friends in front of us, forming a total of 27 people in front of us … no worries, there should be at least 40 phones or more! … optimist … People started entering and getting their tickets and as we tried to get the 28th ticket a woman approached and said “There are no more iPhones left, if you wish to receive more info about near shipments, you can give me your phone number” (a call I still haven’t received today)

A camera from Telecinco recorded my friend’s face while she was saying all that crap and later interviewed him, tough he received no iPhone in exchange. We ran to other places were we knew it would be sold, but none of them had a clue when they would receive the shipment …

In conclusion, two weeks later I bought a Nokia E51 and I love it!

Desde Finlandia con amor

Recientemente he leído un libro bastante interesante titulado “From Finland with Love” de Roman Schatz, un alemán afincado en Finlandia. Este libro me ha dejado tan buen sabor de boca, que he decidido hacer unos cuantos posts basandome en los capítulos de este libro. Y el primero es …

Shock cultural en finlandia.

A simple vista, Finlandia puede parecer otro país europeo, pero si te fijas un poquito te darás cuenta de que no es así. Todos sabemos que por estas tierras la noche comienza mucho antes durante el invierno, he llegado a ver como se hace de noche a las tres y media (de la tarde?¿) pero eso no es todo lo diferente … hay una cosa todavía más rara … su gente.
Los finlandeses y las finlandesas son bastante “raritos“, por así llamarlo. Son tímidos por naturaleza, tanto que no se comportan atrevidamente hasta que llevan una o dos cervezas encima. Es tanta la timidez que muchas veces no te cruzan la mirada por la calle y no esperes que conocidos lejanos (la vecina de tu amiga, a la que has visto como 5 veces … se gira para no mirarte al cruzarse contigo). Incluso se han dado casos de ancianas huyendo asustadas tras haberles dicho “hola!” y alzar la mano en forma de saludo.

Aquí el concepto de ser cortés es ligeramente diferente, mientras en el resto de Europa constaría en hablarle a tus compañeros y preguntarles como les ha ido el fin de semana … pero aquí, es todo distinto, aquí hay que dejar a las personas a solas, si son amigos tuyos, ya te contaran lo importante, no hay porque preguntarles.

También hace falta respetar los centímetros de espacio personal, que para este caso serían un total de 70cm, tampoco esperes que te miren a la cara durante la conversación y mucho menos a los ojos, aunque mucha gente ya se ha acostumbrado.

Conste dentro de las palabras que no usar en este país, la palabra “este país es una mierda”. Todos los finlandeses llevan un pequeño nacionalista en su interior, faltaría más que encima se lo dijeras a la cara. Son tan suyos que para dar la diferencia comen otro tipo de pan, ruisleipä, una especie completamente diferente de pan que según ellos “es muchisimo más saludable que vuestro asqueroso pan normal”

Ideas

Material necesario

  • un negro (en el sentido figurado de la palabra)
  • una manta (blanca o en su defecto amarillo lejía)
  • unas cuerdas (finas, por aquello del roze)
  • muchos CDs de ubuntu, debian o cualquier otra distribución que tengais por ahí
  • ganas de correr (opcionales)

Situación y acción

Atamos los cabos de las cuerdas a las puntas de la manta de manera que de un solo tirón podamos hacer que la manta quede como un saco.
Nos situamos en un lugar debidamente poblado (lease centro de ciudad, no vale en una esquina en tu pueblo) y, haciendonos pasar por vendedores ambulantes, situamos nuestros CDs por toda la manta.
La gracia de esta actividad reside en que nuestra acción, distribuir CDs de Ubuntu, es perfectamente legal, mientras que al mismo tiempo, nos reimos un poco de aquellos que, por todos los medios, intentan que no compremos musica ilegalmente, comunmente denominados $GA€

Troubleshooting

Hasta donde yo se, vender en la calle es un poquito ilegal … así que lo de correr es posible que sea necesario ;-D